Bi-Fold Brochure Logo
Oferta especial Hablamos Español
 
diseño


Diseño de dípticos

El diseño de dípticos implica una serie de conocimientos gráficos que sólo un profesional puede aplicar con el máximo de originalidad y representatividad corporativa. Un díptico es, ante todo una herramienta comunicativa que permite presentar una empresa y expresar su mensaje ante el público, de modo que es fundamental obtener una pieza de calidad, ya que se convertirá en la cara visible de una organización. El diseñador gráfico es la persona que podrá combinar a la perfección el lenguaje verbal y el visual para lograr un gran impacto en los receptores. Dedicamos esta sección a los principales conceptos que se tienen en cuenta al diseñar un díptico, de modo que Ud. sentirá la seguridad propia del saber en el momento de contratar los servicios de un diseñador.

Mensaje

Si Ud. está pensando en realizar dípticos para su empresa debe tener en claro el mensaje corporativo que desea transmitir, dado que cuando el público tenga el folleto en sus manos lo considerará cabal representante de la empresa. Los diseñadores profesionales llevan a cabo, en primer lugar, una investigación exhaustiva sobre la compañía para la que diseñarán un díptico. Esto significa que en la etapa inicial de diseño el profesional se pone en contacto con el personal de una empresa para conocer sus actividades y su filosofía y para definir el mensaje general que se desea comunicar en el díptico. Muchas veces se tiene en cuenta lo expresado en dípticos u otras piezas promocionales previas, de modo de establecer una continuidad. Pero en otros casos, cuando una compañía desea renovarse y dar otra imagen, se elabora un nuevo mensaje acorde a la nueva situación institucional.

El mensaje corporativo se representa en un díptico a través de los elementos gráficos seleccionados (colores, imágenes, fondos, líneas, tipografías, entre otros) y del texto incluido. Debe crearse una totalidad semiótica armónica que encarne la idea principal de una compañía, es decir, su personalidad, sus valores, su misión, como así también la intención y el objetivo particular del díptico en sí. Tal como Ud. puede ver, la definición del mensaje es crucial para el diseño, ya que las elecciones de componentes se realizan según él.

Público

El diseño de un díptico, como toda herramienta de marketing, siempre debe estar pensado en función no sólo de una compañía sino también del tipo de público al que ésta apunta. Así, ya lo sabe, Ud. debe señalarle al diseñador contratado las características del público al que ya se dirige la empresa o al que quiere hacerlo, para optimizar su tarea. Con la información necesaria sobre los destinatarios (nivel educativo, sector social, género, edad, grupo cultural, etc.) el diseñador podrá hacer que un díptico llegue exactamente a las personas deseadas y logrará que éstas se sientan plenamente identificadas con la estética del mismo y así, con la empresa en general. Un tríptico pensado teniendo en cuenta al público garantiza que éste se identifique con la compañía y que desee conservarlo para mantenerse en contacto.

Texto

Dado que los dípticos son folletos de alta capacidad informativa, la función del texto es clave en ellos. Esto quiere decir que si Ud. desea contar con dípticos comunicativamente eficaces debe contar con la ayuda de un redactor profesional, que trabajará junto al diseñador para hacer de un folleto una pieza de éxito rotundo. Un redactor se encarga de expresar en palabras la síntesis perfecta de todo el desempeño de una empresa y de sus valores. La calidad de un díptico depende en gran medida de la calidad del texto que presenta. Ante todo el contenido debe ser claro y síntetico. Es preciso evitar oraciones vagas y extensas, ya que se convierten en un obstáculo para la lectura rápida que realizan los receptores. Sólo un díptico que presente un texto claro y a la vez informativo y sólo un texto compuesto por oraciones de sintaxis simple y vocabulario accesible al público medio puede resultar un verdadero instrumento comunicativo. Un díptico con un texto interesante, breve y gramaticalmente adecuado garantiza que el público deseado lo lea y lo guarde. El registro formal o informal dependerá del estilo propio de cada compañía.

Es importante pensar el texto de un díptico en función de sus paneles, ya que cada uno de ellos cumple un rol específico. En el panel frontal se debe presentar una frase de máxima claridad e impacto, para llamar la atención del público y permanecer en su memoria. Así, se logrará que cuando una persona tenga en sus manos un díptico entienda inmediatamente sobre qué trata y sienta curiosidad en abrirlo. El interior de un díptico tiene que presentar en ambos paneles un texto breve aunque lo suficientemente informativo. Es fundamental que tenga coherencia y que esté organizado adecuadamente, mediante separación en párrafos, títulos, subtítulos, viñetas, recuadros, líneas, etc. Las personas sólo leerán el díptico si éste tiene un texto interesante, gramaticalmente apropiado y organizado. Por último, el panel de la parte de atrás es el destinado generalmente a mostrar la información de contacto de la empresa: número telefónico, número de fax, dirección de correo electrónico y sitio web institucional, dirección física y horarios de atención al cliente.

Tipografía

Ud. se preguntará cuál es el principal criterio para elegir las tipografías de un díptico. Básicamente hay que tener en cuenta su legibilidad, dado que el texto tiene una función central en este tipo de folletos y se hace imprescindible que sea fácilmente legible. Las tipografías clásicas, como por ejemplo Times, Helvética o Bodoni, son altamente recomendables porque hacen que los textos puedan leerse rápidamente, cualquiera sea su tamaño. Por otra parte, para optimizar la legibilidad es importante que el color de las letras contraste con el del fondo.

El otro criterio a considerar es el perfil estético de la empresa. Así, de acuerdo con su estilo se pueden elegir fuentes con serif (aquellas con terminaciones: Times, por ejemplo), para producir una imagen más convencional, o fuentes sin serif (aquellas sin terminaciones: Helvética o Arial), para generar una sensación de mayor modernidad. Los diseñadores evitan sobrecargar un texto de tipografías, por ello sólo eligen una o dos, manteniendo el principio básico de la simplicidad. Un texto con fuentes muy variadas genera confusión y resulta estéticamente inarmónico. Sí se recomienda marcar diferencias en el texto mediante los cambios estilísticos: negrita, cursiva, subrayado, sombreado, etc.

Imágenes

Para que un díptico sea una pieza atractiva y comercialmente útil, es fundamental que presente fotografías y/o ilustraciones de calidad. No sólo es importante incluir imágenes sobre productos y servicios (como en un catálogo), sino que también es importante mostrar imágenes sobre las instalaciones y el personal de la empresa, ya que de esta manera los lectores sentirán la cercanía de una empresa. Muchas veces los diseñadores optan por imágenes metafóricas para representar el espíritu de una compañía. Por otra parte, una imagen que debe siempre estar presente es el logo corporativo, esencia gráfica de una organización.

Paneles

Los cuatro paneles que conforman un díptico convencional deben tener un mismo sentido gráfico para hacer que la pieza se grabe en la mente de los receptores. Un panel fundamental es el frontal, ya que funciona como el anzuelo que atrapa la mirada de los lectores y los lleva a abrir el folleto para seguir leyéndolo. En la cara de frente, entonces, debe haber un slogan realmente cautivante y memorable, además de estar presente el logo corporativo y una imagen representativa de sus actividades. El diseño, a su vez, debe ser llamativo para así generar un gran impacto visual.

En los dos paneles interiores, que deben estar en armonía con los exteriores, hay que incluir un texto claro y bien organizado, con cuadros, recuadros destacados, infografías y demás recursos que faciliten la comprensión rápida. Además, si el díptico funciona como catálogo es preciso que en el interior se presenten los productos mediante imágenes y los precios. El diseño de estos paneles debe tener una importante cantidad de espacio en blanco para hacer más ágil la lectura y evitar la confusión. La cara de atrás es, generalmente, empleada para brindar la información de contacto de la empresa. En todo caso, es importante mantener un estilo homogéneo en todo el díptico, como así también lograr que cada panel tenga una función fácilmente identificable.

Colores

Para planificar el diseño de un díptico es importante tener en consideración de antemano cuántos colores se van a emplear según la impresión y el presupuesto. Las impresiones a todo color son altamente recomendables y actualmente muy accesibles. Siempre es conveniente ser prudente con el uso de los colores para evitar la saturación. Un diseño exitoso es un diseño ante todo simple e impactante a la vez. El mejor modo de consolidar la identidad de una empresa en la mente del público y de hacerla fácilmente reconocible es emplear los colores corporativos en el díptico.

Si Ud. tiene la posibilidad de realizar dípticos a todo color varias son las opciones que los diseñadores pueden ofrecerle. Una de las más efectivas es la de combinar colores suaves o no vibrantes con toques de colores llamativos. Las paletas cromáticas suaves tienen la función de hacer descansar la vista de los receptores, mientras que los colores más fuertes sirven para resaltar distintos elementos textuales y gráficos. En el caso de poder emplear sólo un color por cuestiones presupuestarias, una excelente variante es la de realizar un diseño en base a la gama de un mismo color. El color elegido debe ser el más representativo de una empresa (presente, por ejemplo, en el logo, o referido a un producto o idea central), ya que así se puede reforzar la identidad corporativa. Los dípticos en blanco y negro, por su parte, son una opción posible si se cuenta con un presupuesto pequeño. En este caso el diseño es nuevamente crucial, ya que de él dependerá lograr una pieza atractiva y original sin contar con el beneficio propio de los colores.

Corte

Al diseñar un díptico uno de los aspectos que se pueden tener en cuenta es el tipo de corte. Éste puede ser recto (también llamado ortogonal), tal como lo presentan los dípticos convencionales, o irregular. El corte recto se realiza con una guillotina, es el más popular en todas las imprentas y por ello el más económico. El corte irregular es aquel que permite obtener distintos bordes en el papel, es decir, distintas formas. Así, un díptico puede presentar en el borde superior un corte en diagonal, por ejemplo. Es un tipo de corte más caro, dado que implica el uso de máquinas especiales que no todas las imprentas tienen.

Plegado

Los dípticos tradicionales se pliegan en dos, a la manera de un libro. De todas maneras, existen otras formas menos convencionales de plegado que pueden servir para hacer de un díptico un folleto sumamente atractivo. Una opción consiste en plegar el papel en diagonal, como una servilleta. Otra posibilidad es doblar el papel también como un libro pero sin que una parte coincida completamente con la otra. Otro aspecto a tener en cuenta por parte del profesional gráfico es que el diseño puede tener sentido horizontal o vertical.

Papel

Dado que los dípticos son piezas que tienen como función permanecer en manos de los receptores es fundamental que el papel que se elija para imprimirlos sea resistente. Además, del tipo de papel por el que se opte dependerá cómo lucirá un diseño. Esto significa que, teniendo en cuenta que el diseño de un folleto es una tarea compleja y de mucha dedicación, es crucial utilizar un papel de calidad en la impresión para no desperdiciar el trabajo realizado por el diseñador. Generalmente para los dípticos se emplean: papel ilustración o cartulina, en cualquiera de los dos casos de 80# o 100#, brillante o mate. Los papeles con acabado brillante siempre resaltan más los colores, mientras que los de acabado mate aumentan la definición de las imágenes y de los textos.

Laminado

El laminado es un tratamiento que recibe el papel una vez impreso y que consiste en recubrirlo con una capa de plástico. Se recomienda en el caso de realizar dípticos en una cartulina que no tiene terminación propia, ni brillante ni opaca. Un díptico laminado no sólo resultará muy atractivo sino que también tendrá una gran duración en manos del público. Hay dos tipos de laminado, brillante y mate, cualquiera de los dos efectivos para lograr un díptico de máxima calidad.



Los Brochures Dípticos Son Populares

¿Qué es un díptico?

Carpetas de presentación e inserts

Dípticos como catálogos

Diseño de dípticos

Folletos Dípticos



First name*

Last name*

Company name

Email*

Phone number

Your project details

* are required fields.

diseñador

Our website in English

Nuestro sitio en Español

Bi-Fold Brochure Money Back Guarantee díptico

First name*

Last name*

Company name

Email*

Phone number

Your project details

* are required fields.

brochure
Bi-Fold Brochure Payment Methods

Our website in English

Nuestro sitio en Español